¿Para qué sirve la investigación cualitativa y qué técnicas existen?

La investigación cualitativa es una técnica que se utiliza para “explorar” y “explicar” el comportamiento de los clientes. Se trata de investigar los ¿qué? y los ¿por qué? que mueven a un cliente. Cómo valoran un producto o servicio y cómo toman decisiones sobre su consumo o contratación.

 

Para lanzar un nuevo vehículo, estas técnicas nos dirán qué valoran los clientes. Podrá ser el diseño, el motor, su precio o la imagen que proyecta de sus usuarios. Conseguiremos identificar todas las motivaciones que harán que los clientes se planteen comprar el coche. Eso sí, no sabremos la importancia relativa entre ellas. Para ello,  tendremos que utilizar técnicas de investigación cuantitativa.

 

También nos dirá qué cosas aumentarían el atractivo del producto. O a qué perfiles de cliente apela nuestro producto o servicio.

 

Si se trata de una campaña de publicidad, nos dirán qué mensajes tiene más gancho, cómo debe presentarse el producto o qué medios son los más adecuados para la publicidad.

 

En definitiva, la investigación cualitativa nos ayudará a identificar las palancas sobre las que debemos actuar para mejorar nuestro producto o servicio. Para hacerlo más atractivo y -en definitiva- vender más.

 

Son diversas las técnicas que se emplean en investigación cualitativa. No obstante, las más habituales son dos:

Reuniones de grupo

Consisten en invitar a un grupo de usuarios potenciales para que comenten diferentes aspectos de nuestro producto o servicio. Como perciben a las empresas del sector. La imagen de las diferentes marcas. La oferta de productos o la valoración de los servicios de atención a clientes. Estas reuniones son moderadas por un especialista en investigación de mercado. Su papel es facilitar el intercambio de opiniones entre los participantes. Se encarga también de conducir la conversación hacia los temas de interés para la empresa que contrata la dinámica de grupo.

Son interacciones muy ricas, ya que el discurso es libre. Los participantes pueden aportar sus propias ideas y también elaborar y desarrollar conceptos partiendo de las aportaciones de otros participantes. Suelen participar unos 8-10 clientes por reunión. El número y diseño de las reuniones de grupo lo propone la consultora o empresa de investigación de mercado que contratemos. Para ellos, tienen en cuenta los diferentes perfiles de clientes y necesidades que pueda tener la empresa.

 

Entrevistas en profundidad

A veces es muy difícil reunir en un lugar a la vez a 8-10 clientes de nuestro producto o servicio. Si por ejemplo, fabricamos productos desinfectantes para la industria alimentaria o vendemos software para empresas, es difícil coordinar las agendas de 10 Directores de Compras para asistir a una reunión de grupo. Encontrar un día y hora que les vaya bien a todos y que puedan dedicar 2 horas para hablar de nuestro producto, es tarea imposible.

Cuando los participantes son empresarios, directivos, científicos, médicos, etc. se suele recurrir a las entrevistas en profundidad como técnica de investigación cualitativa. Son personas con agendas apretadas y poco tiempo disponible, lo que dificulta mucho la logística asociada a una reunión de grupo. En estos casos, se sigue el mismo guión que en una reunión de grupo. La única diferencia es que las opiniones y valoraciones se recogen cliente a cliente, acudiendo a su despacho o lugar de trabajo.

 

Para elegir la técnica de investigación cualitativa más adecuada para nuestra situación, lo mejor es ponernos en manos de un consultor o experto. Ellos nos aconsejarán la mejor opción en función de nuestro producto, público objetivo y circunstancias.

 

Si quieres ampliar información o que te ayudemos en el caso de tu empresa, ponte en contacto con nosotros.

Leave a Reply