Gigantes con pies de barro: estilos de gestión sustentados en intuiciones y no en datos

investigación de mercado para la mejora de la gestión en la empresa

¿Dejaríamos la gestión de nuestra empresa en manos de alguien que no tuviera la suficiente preparación y experiencia? ¿En manos de un “aficionado”? La respuesta es obvia. No obstante, algunas prácticas de gestión de las empresas carecen del rigor mínimo para lograr el éxito. En este sentido, la investigación de mercado es una de las mejores herramientas con las que puede contar una empresa para asegurar el éxito y buena aceptación de sus productos, campañas y cualquier otra iniciativa que tenga que ver con los clientes y el mercado.

 

Tener una base de conocimiento sólida y contrastada sobre lo que quieren los clientes o lo que opinan de nuestros planes de marketing es un seguro a todo riesgo para no equivocarnos en nuestros planteamientos como empresa. Por ello, aunque estas actividades tengan un coste, no conviene prescindir de ellas, pues el fracaso en un lanzamiento de productos o en una campaña publicitaria con poco impacto puede tener un coste mucho mayor.

 

En estos tiempos de crisis, y especialmente cuando la cuenta de resultados es de color rojo, es nuestro deber como gestores ajustar los presupuestos y recortar gastos todo lo posible. Ahora bien, el recorte debe hacerse con sumo cuidado, especialmente en aquellas partidas que pueden ser fuente de ingresos. Si dejamos de invertir en actividades que ayudan a generar negocio lo único que conseguiremos es asfixiar a la empresa, con lo que el remedio será peor que la enfermedad.

 

En este capítulo de gastos “sensibles” está la investigación de mercado, el coste de la fuerza de ventas o la publicidad. Aun cuando consuman recursos, hay que verlos como una inversión –no como un gasto- que nos debe generar un retorno óptimo en términos de ventas, cuota de mercado o rentabilidad.

 

La gestión empresarial mejora con la investigación de mercado

El “marketing de salón” es cosa del pasado. Hoy en día no hay ninguna empresa seria que base su estrategia comercial y de marketing simplemente en opiniones o pálpitos. La buena gestión requiere de datos precisos, mucho análisis y foco en el cliente. Estos elementos son el cimiento más sólido sobre el que sustentar una estrategia de negocio ganadora.

 

Puede que una política de austeridad en gastos resulte ineludible a corto plazo, pero hay que tener cuidado para no hipotecar el futuro de la empresa, no sea que paguemos caro ese ahorro. Basar nuestras decisiones como gestores en intuiciones en vez de en datos es convertirse en un gigante con pies de barro: edificar el negocio y la empresa sobre unos cimientos endebles siempre lleva aparejada la amenaza de ruina.

 

Es posible que nuestras intuiciones sean direccionalmente buenas, pero nunca tendrán la entidad y solidez que tienen las opiniones de los clientes. Aquella máxima de que “el cliente siempre tiene razón” es totalmente cierta, y si encima la información está sustentada en lo que piensan unos cuantos cientos de clientes, habremos logrado a la fórmula del éxito, acertaremos siempre en nuestras decisiones de negocio.

 

En definitiva, no recortemos alegremente en gastos que son fuente generadora de ingresos, como es el caso de la investigación de mercado. Su coste siempre será pequeño en comparación al coste de una acción fallida, y el acierto en las decisiones de gestión nos permitirá potenciar el crecimiento y rentabilidad de negocio. ¿Gigantes con pies de barro?, no gracias.

 

Si quieres ampliar información o que te ayudemos en el caso de tu empresa, ponte en contacto con nosotros.

Leave a Reply