como hacer un plan de negocio

Para tener éxito en la empresa y en el mundo de los negocios –como en muchos otros ámbitos de la vida-, es importante que nos fijemos metas y sepamos a dónde queremos llegar. El plan de negocio es una herramienta muy útil de la gestión empresarial cuyo desarrollo nos ayudará a orientar todas las acciones y decisiones para la consecución de las metas que nos hayamos marcado.

 

La idea de cómo hacer un plan de negocio busca definir la estrategia y los objetivos de la empresa, la viabilidad económica de sus iniciativas, las características de los mercados a los que nos dirigimos y, quizá más importante todavía, sirve de carta de presentación de nuestra empresa frente a inversores, socios, clientes y proveedores.

 

¿Qué aspectos debe contemplar un buen plan de negocio?

Primero, debemos describir el entorno en el que se desarrollará nuestra actividad, caracterizándolo desde todos aquellos puntos de vista que puedan tener alguna influencia en el negocio: entorno macroeconómico, entorno legislativo / regulatorio, entorno competitivo y aspectos internos de nuestra empresa que puedan condicionar el negocio (solvencia, sinergias, etc.).

 

Definido el “campo de juego” donde se desarrollará el negocio, lo siguiente es efectuar una descripción detallada de la evolución del mismo en los últimos 2 años, de forma que podamos visualizar tendencias, oportunidades, problemas a resolver. Esta descripción del desempeño reciente del negocio debe hacerse con la profundidad y detalle necesarios para poder identificar esas tendencias y oportunidades, es decir, no nos vale una descripción “a vista de pájaro” con los datos globales de facturación, EBITDA y base de clientes. Hay que bajar al detalle por producto, por cliente, por área de venta, por mercado, etc. Es cuando bajamos hasta ese nivel de detalle cuando empiezan a detectarse las oportunidades.

 

En el marco del desarrollo de cómo hacer un plan de negocio, el análisis del desempeño reciente del mismo nos ayudará a detectar oportunidades pero también nos servirá como base factual para establecer los objetivos del negocio para el ejercicio entrante. Unos objetivos que sean ambiciosos pero a la vez creíbles y alcanzables.

 

Tenemos caracterizado el entorno, sabemos donde están los problemas y las oportunidades y hemos establecido los objetivos que debemos alcanzar. El siguiente paso consiste en esbozar las grandes líneas estratégicas que deben orientar el plan de negocio, el marco que debe dar amparo a todas las actividades que emprendamos en el ejercicio que estamos planificando. Las líneas estratégicas son grandes “ideas directoras” en los diferentes ámbitos de la gestión del negocio: producto, precios, canales, clientes, calidad, organización etc.

 

Establecidas las grandes líneas estratégicas, lo siguiente es “aterrizarlas”. Cada una de ellas debe materializarse en una serie de iniciativas concretas, especificando las tareas, responsables y fechas para su ejecución. Y todo ello debe ser objeto de un seguimiento minucioso a lo largo del año para asegurar que el plan se desarrolla conforme a lo previsto, y si no es así, tomar las decisiones oportunas para enmendar las desviaciones.

 

Hasta ahora, nos hemos preocupado del entorno en el que debe desarrollarse el negocio, hemos identificado oportunidades, establecido objetivos y definido con gran detalle las actividades que vamos a realizar para alcanzar los objetivos. Únicamente nos resta la parte final del plan de negocio, que es la que hace referencia a los recursos que necesitamos para su desarrollo. En esta sección debemos identificar todo aquello que debemos poner a disposición del negocio para que éste alcance las metas que le hemos marcado. Nos referimos a necesidades de personal, desarrollo o adquisición de sistemas, presupuesto de marketing, etc. El plan deberá cuantificar estos recursos y establecer nítidamente su relación con las iniciativas planificadas.

 

Un plan de negocio que se ajuste a estas características e incluya los contenidos ya señalados con rigor y profundidad será un buen plan de negocio. Y un buen plan de negocio es la brújula que nos marca el camino hacia el éxito.

 

Si quieres ampliar información o que te ayudemos en el caso de tu empresa, ponte en contacto con nosotros.

Leave a Reply