Nuestros clientes son diversos en cuanto a tamaño, sector de actividad o posición competitiva. No obstante, la gran mayoría de ellos responde a uno de los siguientes perfiles:

Líderes comerciales

Empresas líderes en su sector que se caracterizan por su gran dinamismo comercial, lo que se traduce en el lanzamiento de un elevado número de nuevos productos y servicios. En general, disponen de marcas fuertes y muy reconocidas y normalmente tienen una amplia base de clientes.

Fuerzas de venta

Empresas donde es necesario disponer de información y llevar un control riguroso de la actividad que realizan los vendedores, para orientar dicha actividad y hacerla más eficaz, También empresas que prestan sus servicios o atienden a sus clientes a través de call centers.

Retailers en general

Empresas con una red numerosa de puntos de venta o distribución -de cualquier sector de actividad-. Al tratarse de redes amplias, resulta complejo ofrecer una propuesta de valor homogénea a los clientes, lo que es crítico para reforzar la imagen de la marca y fidelizar a los clientes.

Medianas empresas

Compañías con una estructura de personal reducida. Que en ocasiones necesitan tener acceso a un asesoramiento profesional externo. Su reducido tamaño condiciona la disponibilidad de recursos y su capacidad para contratar los servicios de las grandes firmas de consultoría.